search

Una tradición de más de 400 años


Cal Celdoni tiene sus raíces en una familia catalana que empezó a dedicarse al cultivo de la vid en 1604. Desde entonces, viene desarrollando una excelente labor vitivinícola en la Conca de Barberà y en el Alt Camp, terrenos situados en Tarragona. Pero no es hasta 1999 cuando empieza su andadura comercial, formando parte de un grupo empresarial y dedicándose intensivamente a extender sus cultivos para hacerlos más productivos. Es entonces cuando en 2005 nos sorprenden con Compre una Viña y se abren al mercado global.

1

Además, en su forma de trabajar, se mezcla lo tradicional con el uso de las más altas tecnologías y siempre con miras de futuro. La empresa cuenta con una posición geográfica excepcional para el crecimiento de la vid, que junto con un clima propicio y contando con los cuidados de los mejores profesionales, hacen que el fruto que se consiga sea de una alta calidad que goza de diferentes denominaciones de origen como Conca de Barberà, Cava, Tarragona y Cataluña.

Otro valor añadido es que los terrenos están situados en una zona considerada patrimonio, junto al Monasterio de Poblet y Montblanc, que representan enclaves importantísimos del enoturismo español. Pero, sin duda, uno de sus proyectos más ambiciosos, es la futura construcción que se ha proyectado para una nueva Bodega, que pretende convertirse en un icono de la arquitectura vanguardista del siglo XXI en nuestro país, además de respetar el medioambiente, gracias a sus fundamentos de sostenibilidad.

Los primeros resultados
Actualmente son más de 600 propietarios los que han apostado por comprar una viña. La idea ha atraído sobre todo a clientes de la propia tierra catalana, llegando éstos a ser casi la mitad. Pero también ha tenido una proyección por todo el territorio español y no son pocos los que se han dejado seducir en el extranjero. Aunque esté ideado para que cualquiera que lo desee pueda hacerse con un viñedo, en palabras de Marta Civit, Directora Técnica de Cal Celdoni, “el perfil medio de nuestros clientes es de aproximadamente entre los 35-50 años de edad y pertenecientes a un sector medio-alto socialmente hablando”.

Entre los socios se pueden encontrar tanto particulares como empresas, y tras los primeros balances, “podemos decir que han sido satisfactorios. No hemos tenido ninguna queja. Los clientes están muy orgullosos de ver cómo pueden seguir la evolución y participar en las decisiones que se toman en el cultivo de sus viñedos. Creo quenuestro proyecto es muy diferente y ése es su principal atractivo”.

close
search
Archives
Categories
Text Links
Links

Hi, guest!

settings

menu